Proyectos de vivienda de Piura entre los mejores en concurso de la Bienal de Arquitectura de Venecia

Iniciativa de gran impacto social y ambiental es cofinanciada y acompañada técnicamente por el Programa Innóvate Perú del Ministerio de la Producción.

foto investigador bienal

Lima, 01 de junio de 2018.- Por revalorizar prácticas ancestrales para su construcción, el prototipo de módulo de vivienda sostenible para las zonas rurales del norte del Perú afectadas por el fenómeno de El Niño Costero, es elegido entre los diez proyectos más innovadores del Concurso Young Architects in Latin America, en el que se presentaron 200 novedosos trabajos de la región.

El proyecto, liderado por el investigador de la Universidad de Piura (UDEP) Carlos Pastor Santa María, fue exhibido el 25 de mayo en la CA´ASI, “Maison Commune” de Architecture-Studio, en el marco de los “Collateral Events” de la 16ª Bienal de Arquitectura de Venecia.

A través del concurso Young Architects in Latin America se reconoce a los talentos emergentes que evidencien el rol de América Latina en la búsqueda de nuevas propuestas para el mundo a través de su arquitectura.

El Programa Innóvate Perú del Ministerio de la Producción, por medio del Concurso Reto Perú Resiliente, ha destinado más de 290 mil soles para cofinanciar la ejecución de esta propuesta, en la que se utiliza tecnologías emergentes con materiales artesanales, no industrializados e industrializados.

foto investigador bienal1VIVIENDA DE BAJO COSTO

La región Piura fue una de las más afectadas por el fenómeno del Niño Costero en el 2017. Es por ello que el proyecto plantea una solución viable y efectiva para la reconstrucción rápida y económica de las casas de las familias damnificadas en zonas de bajo riesgo.

Así lo sostuvo el arquitecto Carlos Pastor, quien señaló que con el desarrollo de este módulo de vivienda sostenible se busca optimizar los sistemas ancestrales y tradicionales de construcción del desierto de Piura.

“El reto principal del proyecto se centra en dar valor agregado a los materiales que utilizan las familias damnificadas de las zonas rurales costeras para la edificación de sus viviendas, pero con una técnica constructiva y calidad arquitectónica que contribuyan a soportar las inundaciones”, indicó.

En la fabricación de estas casas se utiliza un 80% de materiales de procedencia orgánica y de uso común en las zonas rurales como la quincha, caña, esteras (carricillo chancado y tejido en trama), bambú chancado y eucalipto.

A ello se suma un 20% de materiales prefabricados considerados como elementos estratégicos para lograr un sistema estructural acorde al medio en el que se construirá el módulo dentro de un lote convencional de la periferia de 6 x15 m.

En la propuesta se involucra a los pobladores de la zona en la instalación de sus propios módulos, para lo cual tendrán acceso a un manual de procesos para el rápido montaje de estas unidades básicas que les proporcionarán calidad de vida y protegerán de las inclemencias del clima.

El investigador Carlos Pastor señaló que con el apoyo de Innóvate Perú se logrará perfeccionar el prototipo, permitiendo su crecimiento progresivo de acuerdo a la forma de vida de los beneficiarios, que puede incluir actividades como crianza de animales y el cultivo dentro del lote habilitado.